Para entender cómo se forma un hábito, debemos partir de comprender primero qué es un hábito. De forma concreta un hábito lo vamos a definir como una forma de conducirnos o de actuar. Esta forma de conducirnos o de actuar pudo haber sido aprendida o bien aparecer de forma inconsciente, es decir instintiva, solamente lo haces y no sabes por que.

“Cambiar hábitos es difícil”… seguramente has escuchado esta frase… Déjame decirte que los hábitos no se adquieren directamente. Tampoco se puede crear o eliminar un hábito en el momento que lo decidas. Los hábitos se van moldeando a través de la repetición constante.

Pero… ¿Cómo son los hábitos?. Para responder esto, pasemos a conocer la estructura de un hábito:

Photographer Kelsey Hansen, Prop Stylist Audrey Davis, Food Stylist Adam Hickman

Un hábito tiene un disparador, que es eso que le recuerda a tu cerebro lo que debes hacer. Después viene la rutina, que es la conducta en sí misma, lo que haces, y, finalmente la recompensa que es la consecuencia de la conducta. La recompensa es lo que estimula a que la rutina se repita.

Por ejemplo, Vamos a utilizar la conducta de comer dulces. ¿Cómo nació nuestro gusto por los dulces? Pues la primera vez que comimos un dulce, se presento primero un disparador, ese disparador fue el Hambre. Entonces nuestra mamá nos ofreció un chocolate porque no había otro alimento en ese momento, y nosotros ya nos estábamos poniendo irritables. ¿Qué hicimos? Tomamos el chocolate y lo llevamos a la boca (Conducta) y una vez que hicimos esto, vino la Recompensa, que fue ese sabor dulce, agradable que ocasionó un estimulo neuronal en nuestro cerebro, el cual inmediatamente,  hizo una asociación entre el chocolate y las sensaciones positivas que mitigaron las desagradables sensaciones del hambre.

Este mecanismo, con el paso del tiempo se expandió a otras situaciones desagradables ya no solamente al hambre. Ahora cuando estamos enojados, ansiosos, frustrados, tristes, nuestro cerebro recuerda cómo ese sabor dulce del chocolate amortiguo un malestar anterior, entonces nos pregunta ¿Acaso un trozo de chocolate podría aliviar cómo me siento ahora? Y ahí es cuando buscamos el chocolate.

Es así como se forma un hábito. Piensa cómo se estructuran tus propios hábitos, pero sobre todo aquéllos habitos que impiden que tengas un  estilo de vida saludable y verás que lograrás comprenderlos.

Busca ahora en el blog  el artículo titulado ¿Cómo cambiar hábitos?, en él encontrarás herramientas prácticas para incorporar hábitos saludables a tu vida.